Esto les puede servir a todos aquellos contribuyentes que atienden público y que pueden ser objeto de entrega de propinas a sus trabajadores, las cuales “no son un ingreso del prestador del servicio”, sino que son entregas voluntarias del cliente que favorecen al personal del prestador, por lo que no deben ir insertas en las boletas por servicios prestados (ni siquiera son ingresos no renta o exentos, simplemente no son servicios brindados por el prestador, por lo que estarían imposibilitados de incluir dicho valor dentro de la boleta).